La acupuntura puede reducir los síntomas de la menopausia.

Publicado por: Mars Flores El: 2019-05-24 Comentario: 0 Visita: 449

La acupuntura puede reducir los síntomas de la menopausia.

La acupuntura puede reducir los síntomas de la menopausia.

Publicado el jueves 21 de febrero de 2019 Por Tim Newman

Verificado por Isabel Godfrey

Traducido por: Marcela Flores



Un estudio reciente concluye que solo un curso relativamente corto de acupuntura podría reducir significativamente algunos de los síntomas más desagradables de la menopausia.

Acupuntura de cerca

Los investigadores ponen la acupuntura a prueba una vez más.

La menopausia generalmente comienza en la sexta década de la vida y continúa durante un promedio de 4 a 5 años.

Los síntomas de la menopausia pueden reducir el bienestar general y afectar todas las facetas de la vida.

Aunque los síntomas de la menopausia son tratables, los métodos actuales están lejos de ser perfectos.

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) es efectiva para muchas personas, pero, además de sus efectos secundarios, la TRH puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Por esta razón, algunas personas eligen terapias no hormonales. Sin embargo, estos a menudo también incluyen una lista de efectos secundarios desagradables, que incluyen trastornos del sueño, mareos, náuseas y fatiga.

Debido a esto, encontrar intervenciones no farmacéuticas para los síntomas de la menopausia es una prioridad en la agenda.

Un enfoque alternativo

En los últimos años, ha habido un giro popular en la sociedad hacia las llamadas terapias alternativas o complementarias. A la cabeza de una larga línea de tratamientos está la acupuntura.

Con un antiguo pedigrí y legiones de partidarios apasionados, la acupuntura se ha abierto camino cada vez más cerca de la medicina convencional.

La acupuntura puede reducir los efectos secundarios de los medicamentos contra el cáncer.

La acupuntura puede reducir los efectos secundarios de los medicamentos contra el cáncer.

Un estudio reciente probó la acupuntura contra el dolor articular resultante del tratamiento del cáncer de mama.

Las personas han utilizado la acupuntura para aliviar una amplia gama de afecciones, como depresión, dolor crónico, epilepsia y esquizofrenia, con distintos niveles de éxito.

El estudio más reciente, dirigido por investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y la Universidad del sur de Dinamarca (Odense), enfrenta el poder de la acupuntura contra los síntomas de la menopausia.

Aunque otros estudios han considerado la acupuntura como un posible remedio para los síntomas de la menopausia, no se han presentado pruebas definitivas.

Como escriben los autores del estudio actual, los estudios anteriores "han sido criticados por limitaciones metodológicas, por ejemplo, diseño deficiente, tamaño de muestra inadecuado, control inadecuado o grupos de placebo, ausencia de protocolos estandarizados y falta de datos sobre los efectos adversos".



Acupuntura y sofocos.

Para investigar más a fondo, los investigadores decidieron enfocarse predominantemente en un resultado: los sofocos. A menudo, durante varios años, los sofocos afectan a más de tres cuartos de las personas que experimentan la menopausia, y pueden ser angustiantes.

Su estudio incluyó a 70 mujeres que estaban experimentando la menopausia. El equipo le dio a la mitad de las mujeres una sesión de 15 minutos de acupuntura estandarizada por semana durante 5 semanas. Los acupunturistas involucrados en el estudio tenían un promedio de 14 años de experiencia.

Los restantes individuos formaron parte del grupo de control y no recibieron ninguna intervención. Los hallazgos del estudio figuran en la revista BMJ Open esta semana.

Cada uno de los participantes completó un cuestionario que evaluó su experiencia de los síntomas de la menopausia. Completaron esto antes de que comenzara el estudio y luego después de 3, 6, 8, 11 y 26 semanas. El cuestionario cubrió los síntomas más comunes, incluidos los sofocos, los problemas de sueño, los cambios de memoria, los síntomas urinarios y vaginales y los cambios en la piel.

Después de solo 3 semanas, los participantes en el grupo de acupuntura notaron una disminución en los sofocos.

En la marca de las 6 semanas, el 80 por ciento de las mujeres en el grupo de acupuntura creían que las sesiones les habían ayudado.

La acupuntura no solo redujo los sofocos. Aquellos en el grupo experimental también experimentaron caídas significativas en la gravedad o la frecuencia de la sudoración (incluidos los sudores nocturnos), los trastornos del sueño, los síntomas emocionales y los problemas de la piel y el cabello.

El problema del placebo

Aunque los resultados fueron estadísticamente significativos, los autores señalan que hubo relativamente pocos participantes y que la duración del estudio fue breve.

Además, un viejo enemigo, la falta de un placebo, atormenta los hallazgos. Como explican los autores, "En la actualidad, no existe un comparador de placebo de acupuntura validado".

El efecto placebo puede ser particularmente fuerte en situaciones en las que una persona recibe atención personalizada de un profesional en lugar de simplemente recibir una píldora.

Una técnica que los investigadores dicen que podría ser útil para estudios futuros es la acupuntura simulada.

Para los observadores y participantes no entrenados, la acupuntura simulada se parece a la acupuntura estándar. La diferencia fundamental es que el profesional no coloca las agujas en los puntos de acupuntura o no perfora la piel con ellas.

Sin embargo, la acupuntura simulada tampoco es ideal como control. Una intervención con placebo debe ser inactiva y, según algunos autores, la acupuntura simulada imparte un efecto más significativo que otros placebos verdaderamente inactivos.

Como explican los autores, "un estudio que evalúa simulacros versus acupuntura real no es un estudio controlado con placebo, sino un estudio que evalúa dos tipos diferentes de acupuntura".

La falta de un placebo adecuado ha obstaculizado, y continuará obstaculizando, el estudio de la acupuntura. En su forma actual, es muy fácil imaginar cómo podría ser posible lograr cualquier beneficio medido de la acupuntura de otras maneras. Por ejemplo, la atención de un médico, un descanso relajante del corte y el empuje de la vida cotidiana, palabras tranquilizadoras y, por supuesto, las expectativas podrían potencialmente tener un efecto similar.

Como los autores admiten, "aunque [los acupunturistas] recibieron instrucciones de comportarse de manera neutral, sus creencias en la acupuntura podrían haber afectado su interacción con los participantes y posiblemente haber intensificado el efecto placebo".

Dicho esto, para las mujeres que han decidido no usar tratamientos estándar, la acupuntura, ya sea que los beneficios se obtengan con el efecto placebo o no, podría ser una opción útil. Existe poco peligro de eventos adversos graves y, si alguien percibe que sus síntomas han mejorado después de la acupuntura, ese es sin duda el objetivo de cualquier intervención.

Fuente: https://www.medicalnewstoday.com/articles/324481.php

Comentarios

Deja un comentario